Llegaste para quedarte

Llegaste a mi vida sin avisar, y llegaste para quedarte. Hija de puta, ¿quién te ha invitado a entrar en mi vida? ¿Eh? Venga, dime, ¿quién coño te ha invitado a ser parte de mis días? ¿En qué momento he llamado a tu puerta y te dicho, “Ey, ansiedad, ¿te vienes conmigo?”? Tú entraste sin llamar, sin una pizca de educación, sin un “Hola, estoy aquí”, entraste de la manera más rastrera que me pueda imaginar. No fuiste invitada, y tampoco bien recibida, pero aún así te quedaste. Qué sinvergüenza.

Llegaste como llega el amor, poco a poco, sin a penas darme cuenta de que empezabas un camino conmigo. No nos conocíamos de nada y, en muy poco tiempo, pasamos a ser inseparables, no era capaz de hacer nada sola, no podía dejar de pensar en ti, y dependía totalmente de tu voluntad. Como los amores tóxicos, esos que crees que te acompañarán toda la vida y de los que no eres capaz de prescindir, por mucho que los demás te digan que no te hacen bien, esos a los que sigues enganchada sin saber muy bien por qué. Esos amores de los que sabes que debes huir, pero por más que lo intentas, no eres capaz de hacerlo.

Maldita ansiedad, llegaste para quedarte y te quedaste.

Te asomaste en los momentos más duros para darme el batacazo, qué ruin por tu parte, no avisaste. Como quien actúa sin piedad, venías siempre en la sombra, nunca fuiste capaz de dar la cara, y nunca lo harás, ¿verdad? Vas siempre a por quienes puedes pillar desprevenidos, aquellos que, bien por confianza, bien por un despiste puntual, resultan vulnerables ante tus maléficos planes.

Lo que no sabes es que son fuertes, mucho más de lo que jamás podrás imaginar, y podrán contigo, ¡vaya si podrán! ¡Podemos contigo! Porque nadie permanece por siempre entre tus garras, de eso sí que puedo estar segura. Tarde o temprano, todos salimos de ti, escapamos, aprendemos a vencerte, y te vencemos. Asúmelo, ansiedad, tú siempre perderás.

1 comentario en “Llegaste para quedarte”

  1. Pingback: Hola, yo también tengo ansiedad – Vas a superar la ansiedad

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba